Ray viaja por el mundo con sus malabares a cuestas haciendo de ello su trabajo y forma de vida. En este post nos da consejos para trabajar como artista de calle.

Lo primero que tenemos que tener claro como malabaristas de calle, es que estamos trabajando y que lo hemos escogido (no todos tienen tanta suerte). Como en todo trabajo, tenemos un objetivo y no es el dinero, sino ofrecer un buen servicio.

Por ejemplo, el objetivo de un cocinero es preparar sabrosa y sana comida a sus clientes. Nuestro objetivo es entretener y alegrar la jornada a los espectadores. Digo espectadores y no clientes porque las personas para las que trabajamos no tienen la obligación de pagar por ver nuestro espectáculo, por muy bueno que sea.

trabajo-malabares-calle

Esto hace que nuestro trabajo sea especial y genial porque si un espectador decide pagarnos se debe a que hemos realizado un buen trabajo. Pero la cosa no queda ahí, además de pagar por nuestro servicio, nos dan las gracias, nos cuentan lo bien que se lo han pasado, que les parece increíble lo que hacemos, sonrisas, abrazos, admiración y muchas palabras amables.

Que te digan “Gracias por alegrarme el día” te llena de felicidad. ¿Cuántos trabajos conoces que sean tan agradecidos como éste? Si tienes el gusanillo de trabajar como malabarista de calle, adelante y disfrútalo.

Como en todo trabajo debemos tener buena presencia: manos, pelo, ropa y malabares limpios. También puede marcar la diferencia entre un artista profesional y un artista novel. Del mismo modo, no es nada bueno ver a un artista de calle fumando y/o tomando alcohol. Después, cada uno hará lo que quiera con el dinero ganado, pero no olvidemos que estamos trabajando.

También es muy importante estar de buen rollo, con energía, con chispa puesto que nuestro trabajo se basa en la transmisión de buenos sentimientos (un número sin trasmitir nada del mejor malabarista del mundo es peor que el de un recién iniciado que transmite simpatía, sinceridad y honradez).

Como malabaristas de calle podemos trabajar de varias formas

  • Para los conductores y pasajeros de los vehículos detenidos en un semáforo.
  • Formar un corro de espectadores en una plaza, parque, calle peatonal, acera muy ancha, avenida marítima,… cualquier zona exclusiva para viandantes, para realizar nuestro espectáculo ensayado.
  • Ponernos a entrenar o improvisar en una zona para viandantes con un objeto delante nuestro que sirva para que dejen dinero.
  • Como estatuas que tras recibir el dinero nos activamos y realizamos una serie de trucos.
  • Delante de un mercado para que las personas nos compren alimentos.
  • … ¿Qué más se te ocurre?

Ahora voy a daros unos consejos basados en mi experiencia y según mi filosofía de vida, con lo cuál, habrá quien no esté de acuerdo. Tú debes escuchar las distintas opiniones y bajo tu criterio decidir cómo quieres actuar. Pero no olvidemos nunca que nuestro trabajo sirve para que las personas se sientan bien, nunca incómodas.

Consejos entrenando en una zona para viandantes

Si no nos sentimos con la energía o el ánimo necesario para formar un corro, pues buscamos un sitio, colocamos nuestro objeto para recibir la generosidad de las personas y entrenamos a nuestro antojo. A medida que vayan echando, damos las gracias. Al poco rato habremos calentado y nuestros ánimos irán creciendo.

Entonces, si alguien se para a mirar lo que hacemos, lo aprovechamos; le saludamos, le explicamos lo que vamos a hacer a continuación y lo hacemos con voz segura y con tono elevado, que nos oigan todos. Así, los demás se sentirán con confianza de parar al lado del primero.

Poco a poco estaremos formando un corro sin apenas esfuerzo. En el caso de que haya muy poca gente o bien no tengamos ganas de hacer un corro, continuamos entrenando y algo ganaremos.

Malabares en la calle

Consejos para trabajar delante de un mercado a cambio de alimentos

Esta idea se me ocurrió hace tiempo pero aún no la he puesto en práctica. Me atrae la idea de prescindir del dinero. Habría que escribir un cartel con letra grande, clara y en el idioma oficial del país que diga “Hola, si quieres ayudarme puedes hacerlo con: Frutas, Verduras, Frutos secos, Legumbres,…”. Sería conveniente aclarar lo que no queremos (por gustos, alergias,…). En mi caso pondría “Soy vegano y no tomo alcohol”.

Si el cartel es grande podemos desglosar la lista “Lentejas, Arroz, Garbanzos, Frijoles, Papas,…” y a medida que vayamos recibiendo alimentos, usamos cinta de carpintero para tacharlos de la lista (es muy fácil de despegar).

Está claro que es más sencillo trabajar por dinero, pero creo que ésta puede ser una buena idea para los que desean vivir sin usar dinero.

Consejos para trabajar como estatuas malabaristas

  • La gente lo que espera de una estatua es que no se mueva ni medio milímetro. Pero de una estatua malabarista espera verlo hacer malabares, con lo cual no necesitamos tener el mismo nivel que una estatua profesional.
  • Sujetar mazas con los brazos levantados cansa mucho. Tenlo en cuenta.
  • Es importante estar elevados. Hay muchas opciones para ello, busca la que mejor te convenga.
  • Es muy importante currarse un buen traje; que se note que somos estatuas y artistas.
  • Necesitamos algún objeto fácilmente identificable y visible donde depositar el dinero.

Malabarismo en la calle

Consejos con respecto a los policías

  • Si sabemos que en la ciudad en la que estamos está permitido trabajar como artista de calle y no se requiere permiso, aprovechamos para vestirnos con nuestro traje de espectáculos.
  • Si algún policía nos interrumpe y pide explicaciones, nosotros siempre mostraremos serenidad y amabilidad. Si no, nos caerá una multa.
  • No hay que olvidar que los policías están haciendo su trabajo; habrá policías competentes y otros no tanto. Aceptemos la situación, seamos respetuosos y comprensibles.
  • Si toman nota de nuestros datos una vez, lo dejamos en esa ciudad, puesto que la segunda vez ya no será un aviso y nos regalarán un papelito (léase “multa”) y una visita guiada (léase “escoltada”) a comisaría.
  • Debemos responder a todas las preguntas con calma y sinceridad, puesto que sabemos que no estamos haciendo nada malo.
  • Explicamos que lo que hacemos no pone en peligro a nadie, que las personas se divierten con nosotros y que jamás pedimos dinero, puesto que esta acción es ilegal en prácticamente todos los lugares.
  • Al despedirnos le damos las gracias por haber sido tan amable y comprensible (si lo ha sido, claro, si no pues… en fin). De este modo evitaremos que más tarde en la oficina se lo replantee y nos llegue una sorpresa a casa.
  • Si estamos en medio de un espectáculo largo, ya con el corro de espectadores completo, le pedimos que nos deje terminar este show y que después recogemos y nos vamos. Nunca hay que dirigir al público en su contra; si algún espectador le dice algo a los policías, nosotros le frenamos.

Si te estás animando a trabajar como malabarista de calle, pronto podrás leer otros artículos míos interesantes: sobre espectáculos de malabares en la calle y sobre trabajar como malabarista de semáforos.

¡Salud y malabares!

Ray se inició en el mundo de los malabares con las cariocas el 15 de marzo de 2006, en Canarias. Aprendió gracias a los vídeos de Irene Soria (Hagiel) de CircoForum. Ha creado y participado en varios proyectos sociales donde ha incluido las artes circenses como herramienta social.

Es el creador de la plataforma Malabarias (Malabaristas en Canarias), Red Nose Project, EJC Videos y el grupo de Facebook Malabaristas de España (MdE).

Ha organizado reuniones de malabaristas, encuentros de circo “Circovivencias”, pasacalles sociales, circoacampadas, excursiones de malabaristas, talleres y espectáculos. Todos sin ánimo de lucro, por el bien de la comunidad. También ha ganado dos premios como payaso y trabajado profesionalmente como malabarista.

Desde 2014 es el Representante Español de la EJA (European Juggling Association) y ha creado el blog RepEspEJA, donde queda constancia de su implicación en difundir las artes circenses.

Desde finales de 2011 vive y viaja en un furgón vivienda que él mismo preparó, financiando su vida nómada como artista de calle. Actualmente, es profesor de clown.

Facebooktwitter