Si eres malabarista seguro que conoces y utilizas material de Henrys. Si aún no lo eres, es una de las mejores marcas de malabarismo del mundo, su diábolo Circus o sus mazas Pirouette son elementos de culto en este mundillo. Hoy puedes leer la entrevista que nuestro amigo Rafus ha hecho a Heiko Meyer, director general de Henry’s.

Detrás de la tienda que Henry’s ha montado en la EJC de Toulouse, Heiko me recibe en el mostrador con una sonrisa y me lleva al taller, allí él y sus compañeros pasan largas horas durante cada encuentro europeo, arreglando gratis sus mazas rotas por el uso.

De enorme volumen y ojos sonrientes, tras su larga barba aparecen palabras sensatas y calmadas, contento con su vida y su trabajo. Contesta a las preguntas entre el ruido de los martillos y los taladros, mientras se enciende un pequeño puro que fuma lentamente.

Stand EJC 2013 - Henrys
Heiko Meyer en el stand de Henrys EJC 2013

Pregunta. ¿Por qué empezasteis a fabricar y vender malabares?

Respuesta. Cuando empezamos apenas había malabares en el mercado. Estaba Dubé, de Estados Unidos, pero no podías comprar con facilidad en Alemania, era muy caro hacer pedidos. Un amigo de Henry, uno de los primeros malabaristas de Karlsruhe, inició a Henry en los malabares y juntos se plantearon por qué comprar cosas directamente en América cuando podían producirlas ellos mismos.

También otro motivo fue la calidad. En aquella época, cuando te comprabas tres mazas, una maza podía pesar 220 gr y otra 250 gr. Esa fue una de las primeras cosas que hizo Henry, buscar la forma en que fueran exactas.

Era 1984, antes del Encuentro Europeo que se celebró en Frankfurt. En aquel entonces, Peter, Henry y yo vivíamos juntos en un piso. Allí nos transmitió que quería montar este proyecto. Al principio como un hobby, luego pasó a ser un negocio. En los comienzos iba todo muy lento, piensa que había muy pocos malabaristas en esa época.

Al principio Henry sólo pensaba en hacer mazas. Con unas primeras mazas caras y complejas, basadas en el diseño de unas varillas de cocina, se fue al encuentro de Frankfurt y durante el siguiente año recorrió pequeñas convenciones por Alemania. Así, cada vez más gente le pedía material; eso fue el comienzo de la empresa. A la hora de elegir el nombre fue fácil, Henry ya era conocido en el mundillo por hacer y vender material, así que pusimos su nombre.

P. ¿Cómo surge la maza Pirouette?

R. Nos metimos de lleno en el negocio, por lo que le dábamos muchas vueltas a los materiales que usar, la madera del eje, qué tacos y tapas, de qué tamaños, etc. Queríamos una maza como las clásicas de madera maciza, nos gustaba la forma, pero queríamos usar distintos materiales, probando cosas hasta encontrar el equilibrio.

Maza Henrys Pirouette Training Naranja
Maza Henrys Pirouette Training

Estábamos muy cerca de los malabaristas y ellos nos decían qué querían. A veces había ideas muy buenas que no podíamos llevar a la práctica, por precio o por el motivo que fuera. Teníamos claro que queríamos buena calidad, que la gente supiera que si compra algo en Henry’s es para toda la vida.

P. ¿Por qué creéis que es tan popular?

R. Cuando empezamos, hacíamos las “Classic”, y poco tiempo después las “Albatros”. Así, te encontrabas con escuelas o asociaciones que sólo usaban un tipo de maza, incluso había cierta rivalidad. Entonces comenzamos a vender más a los franceses, que nos pedían más Pirouette, no sé bien por qué.

Maza Henrys Albatros Training Rojo
Maza Henrys Albatros Training

La gente se acostumbró a verlas en escenario y también se las quería comprar. Es cuestión de moda, fue un poco una sorpresa para nosotros ver que se había generalizado tanto. A mí me resulta curioso porque es más fácil aprender con Classic o Albatros, son más lentas.

Ahora hay muchos fabricantes que imitan el modelo, incluso alguno lo ha denominado también Pirouette. Por un lado te molesta, pero por otro sientes cierto orgullo porque sabes que es un buen producto. Creo que es una buena maza, es cómoda y más ligera, está bien equilibrada, más hacia la punta, con otro giro, lo que facilita cuando haces malabares con 4 o 5 mazas.

P. ¿Por qué reparáis las mazas gratis?

R. Es una gran publicidad y cuesta menos que un anuncio en el periódico o en la radio, donde no sabes cuánta gente va a verlo o escucharlo. En un encuentro hay gente de todo el mundo, así que para nosotros es la mejor publicidad. Ya tenemos que venir como tienda, así que ese gasto ya está hecho.

Cuando tienes una tienda a veces pasaba mucho tiempo sin vender, era muy aburrido, por lo que decidimos empezar a hacer estas cosas. Todo ha ido a más y en un encuentro como éste podemos llegar a reparar más de 1000 mazas, es mucho trabajo y mucho material, pero merece la pena.

P. Has dicho que apostáis por la calidad.

R. Sí, así es. Siempre hemos producido en Alemania y vamos a seguir haciéndolo. Nuestro negocio sigue ampliándose y diversificándose, lo que encarece los costes. No podemos hacer los “grandes números” como cuando se fabrica en China. Nosotros controlamos toda la producción y vemos directamente la calidad del producto.

Stand Henrys Nuremberg 2013
Stand Henrys Nuremberg 2013

Hay que buscar un equilibrio entre un buen producto pero sin ser el más caro. No queremos que la gente compre algo barato y malo, queremos que se lleve algo bueno y duradero. Muchos malabaristas no son precisamente ricos, y no quieren gastarse mucho dinero.

A veces nos viene gente con sus mazas o diábolos con más de 10 o 15 años de antigüedad, y están en buen estado. Nos lo enseñan y a nosotros se nos salta una lagrimita de orgullo.

Recuerdo que al principio con las pelotas de semillas pasaba lo mismo que con las mazas, nunca pesaban lo mismo. Ahora eso es impensable, como mucho se diferencian en 2 o 3 gramos. Queremos que siempre se mantengan iguales por si te compras más material varios años después, al malabarista le interesa que siga teniendo las mismas características.

P. ¿Quién prueba vuestros productos?

R. Al principio nosotros, o amigos. Tenemos muchos amigos que son malabaristas profesionales. Se los damos a probar antes de salir al mercado. También se los damos a amateur porque a veces los profesionales tienen ya muchas manías.

P. ¿Cuánta gente trabaja en Henry’s?

R. Unas 20 personas ahora mismo, varía un poco según el volumen de negocio.

P. ¿Cómo os mantenéis al día?

R. Gracias a la gente. Voy a los espectáculos, me acerco a los gimnasios a ver qué hace la gente. O viene la gente y nos explica sus necesidades. Como cuando se empezó a usar el diábolo en vertax (horizontal), nos pedían material más resistente.

Hay que estudiar el mercado. La verdad es que todo ha cambiado mucho en estos casi 30 años, recuerdo la primera vez que se anunciaba a alguien porque hacía dos diábolos, ahora es casi lo mínimo.

P. ¿Por qué habéis cambiado recientemente los ejes a vuestros diábolos?

R. Porque ha cambiado el modo de hacer diábolo. Empezamos con aluminio, y lo mantuvimos 20 años. Desde hace unos 5 o 7 años la gente usa palos de aluminio, lo que aumenta la rotura de las cuerdas y el deterioro del material cuando se tocan. Por lo que este año decidimos cambiarlo, aunque ya llevábamos tiempo pensándolo. Además al cambiarlo a plástico por el peso, son sólo 60 gramos por diábolo, pero cuando juegas tres, se nota.

Diabolo Henrys Circus Azul Pastel
Diabolo Henrys Circus con eje nuevo

P. ¿Qué nuevos proyectos tenéis?

R. Queremos mantener el catálogo y seguir estando al día. Somos una pequeña empresa, pero queremos seguir así mientras tengamos ilusión y ganas. Queremos estar con la gente, yo odiaba Facebook, pero nos dimos cuenta que es muy útil, por lo que ahí estamos. Tenemos ideas en mente, pero a veces no pueden realizarse por tiempo o por motivos económicos, pero se guardan por si en un futuro pueden ser útil, eso no se sabe. Queremos mantenernos como un nombre de referencia.

P. Muchas gracias por vuestro tiempo y las respuestas…

R. Gracias a vosotros, ven cuando quieras.

Hemos comenzado con uno de los objetivos de este blog, acercarte a los personajes más representativos de esta gran familia de los malabares. ¡Hasta la próxima!

Rafa Peñalver - Rafus

Rafa Peñalver nace en Toledo un día de abril de 1985. Hacia los 12 años caen en sus manos por primera vez 3 pelotas, regalo de su tío. Coge los malabares con ganas pero pronto se estanca por la ausencia de referentes.

Los estudios le llevan a Madrid a hacer Medicina y desde allí viaja por primera vez a un encuentro de malabaristas (Alicante 2005). Desde entonces el circo le atrapa y se involucra más y más, yendo a cursos, a más encuentros, interesándose por mazas, bolas y sombreros, actuando alguna vez y leyendo mucho.

Actualmente da clases de malabares en el Aula de Circo Chaminade, forma parte de la organización del EUCIMA, escribe para la revista Zirkólika y gestiona el blog Malabares en su Tinta. Ah, y consiguió compaginarlo todo con su carrera médica, la cual ejerce actualmente.

Facebooktwittergoogle_plus