Wis, el enviado de JuegosMalabares.com a la EJC 2015 en Brunico, ha conseguido descifrar todos los pergaminos llenos de símbolos ilegibles a los que en un ostentoso ataque de optimismo un día llamó “notas”. Estos manuscritos mojados y casi rotos desprenden un aroma a humedad, camping, diversión, fiesta y malabares. Es un olor difícil de describir, y que seguramente no se pueda percibir solo con el uso de las fosas nasales.

Introducción

La EJC 2015 tuvo lugar del 1 al 9 de Agosto de 2015 en Brunico (Bruneck), en la provincia de Bolzano, ubicada en la zona norte de Italia conocida como Tirol, en la que los idiomas italiano y alemán coexisten de la misma forma en que lo hacen las increíbles montañas y asombrosas autovías de una forma sorprendentemente armoniosa.

Así pues, el espectáculo este año empezaba durante el trayecto a la EJC; castillos, iglesias y pueblecitos se extienden a lo largo de la región de los Dolomitas. Montañas que han hecho que grandes élites de la escalada en roca provengan de esta región, los Alpes, rodeados de verdísimos bosques que se atreven a llegar hasta altísimas cotas.

Bajarse del coche en Brunico no es nada menos placentero; la ciudad está situada en un valle que ofrece preciosas vistas 360º cuyo disfrute está desafortunadamente muy condicionado por el temperamento del clima del momento.

Crónica EJC 2105, vista desde mi tienda
Vista desde mi tienda en la zona de acampada. / Wis

Llegada al recinto

A nuestra llegada el día 1 de Agosto, nos recibió una ligera lluvia que se fue incrementando de manera gradual hasta terminar dos horas después; es la típica situación en la que sabes que vas a tener los pies fríos y la pregunta es si prefieres que sea con unas chanclas, o con unas zapatillas empapadas.

Crónica EJC 2105, mapa del evento
Mapa del recinto EJC 2015. / ejc2015.org

En esta situación el primer reto es poner la tienda, claro. Los que llegaron antes lo tuvieron más fácil, y con el paso de los minutos las historias de montaje de tienda se hacían más graciosas. Llegar al punto donde estaba la EJC fue sencillo, también encontrar el punto donde deberíamos adquirir los billetes. Sin colas, sin problemas.

Debido al limitado número de plazas en el parking, no era posible aparcar en la puerta, si no que tenías que descargar el coche e irte a aparcar a otro sitio (excepto algunas caravanas), que se encontraba a 10-15 minutos a pie de distancia. A partir de ahí, el acceso a pie era corto a las zonas de registro y camping.

Recinto: Zona de camping y cercanías

Un poco de barro empezaba a formarse en los pasos de mayor tránsito, y en el camping el firme un tanto abollado y a cachos con piedras. Pero tan amplio que casi todo el mundo consiguió un buen sitio. Buen acceso a baños y agua. Una zona muy verde pero en la que se formaron charcos bien grandes y, me imagino, bien inevitables.

Junto al camping se encontraba la carpa más grande, la big top, bastante alta (en la izquierda en la primera foto). Junto a ella la tienda Renegade (en la izquierda en la primera foto) donde durante el día había una zona de comidas, y donde tuvo lugar la gran batalla de diábolos que organicé y de la que luego os hablaré.

Crónica EJC 2105, carpa Big Top
Carpa Big Top. / ejc2015.org

Entre dicha carpa y el camping, es decir, aún hablamos de lo que estaba a 3-5 minutos a pie desde tu tienda, se ubican la tienda bar y el info point, además de un punto de carga de teléfonos en el cual dejabas tu teléfono y recibías un recibo para volver a por tu móvil cuando pudieras, ya cargado, para poder seguir grabando vídeos verticales malignos.

A la misma distancia de las tiendas estaban unas duchas de polideportivo y un campo de fútbol, además de la carpa del circo joven. Como ves, todo ahí.

Recinto: un poquito más lejos del camping

Ampliemos el radio de distancia otros 3-5 minutos y teníamos el punto de comidas y dos gimnasios de tamaño medio, además de las típicas duchas y baños desmontables, bien apartados para los amantes de la tranquilidad. A esta misma distancia, el punto de comidas tenía unos precios altos no abusivos y una cantina con precios un pelín más razonables, con un bendito aire acondicionado que atraía a todo tipo de zombis post-insolación de los cuales había por doquier una vez dejó de llover.

Alejándonos otros 3-5 minutos llegamos al gimnasio 1, enorme, donde tenían lugar los open stage, espectáculos donde los asistentes a la convención pueden presentar, previo casting, su número a la audiencia malabarista. Este paseo de 3-5 minutos ofrecía buenas sombras, la materia prima para poder hacer malabares más lejos de la convención. A la misma distancia pero fuera del recinto había un supermercado bien barato en el cual podías comprar tus víveres bien baratos, los cuales iban a ser precocinados en el interior de la tienda durante el día; olvídate del queso.

Crónica EJC 2105, gimnasios
Zona de gimnasios. / EJC 2015 Bruneck (Facebook).

Volviendo al recinto y haciendo un último esfuerzo de 3-5 minutos, uno se plantaba en el pabellón de aéreos y la zona UFO, otro sitio al aire libre apartado por el que yo sólo pasé buscando a Ray, representante español en la EJA, lo cual no me impidió percibir sombras y calma que eran la recompensa de los dispuestos a alejarse un poco más de las zonas más transitadas.

Actividades

Ahora que el sitio y tú os conocéis un poco mejor hablemos de “el qué”; quizás ojear la lista de eventos o el programa ayuden. En las EJCs uno ve malabares por todos lados, gente con bolas en la cabeza, gente lanzando 5-7 pelotas, gente haciendo poi, gente en monociclos, adultos, niños, flujo de gente, vida, propósito.

Una de las cosas que más me gustan de las EJCs es que es el sitio en el que tanto adultos como niños, en un 95 % de los casos, están jugando todo el rato. Jugar está tan subestimado, como sobrestimado está el dinero. Así que ahí está uno paseando hasta que ve a alguien que está haciendo el mismo malabar que uno hace, y es ahí cuando casi se pueden ver nubes de colores que salen de la cabeza de los que dialogan, dado que la creatividad no está confinada en el interior del cuerpo, aunque viaje ahí la mayor parte del tiempo, y en momentos de esplendidez, hasta se deja ver.

Primer día

El primer día, después de una dosis de paseo, creación y observación de acumulaciones nubosas, intercambios de historias sobre el viaje y el montaje de la tienda, Mathias Romir se encargaba de abrir la veda de los espectáculos grandes, con su Life is… (ver vídeo). Mathias es un grande, el personaje es genial, y tiene una gran cantidad de buenos trucos, estéticos y creativos. Destaco las bolas de rebote moviéndose con los patines, y el diábolo con globo. El público encantado y la primera noche de fiesta ligera.

Segundo día

El segundo día, después de la resucitadora ducha de rigor, procedí a ver las tiendas de equipo de malabares. Se encontraban a 5 minutos de la zona de acampada y había buena variedad de puestos. Desafortunadamente algunos productos se habían quedado atascados en la aduana, entre otros, unos distribuidores de Japón tenían poco material, y los preciosos diábolos que conseguí de premio para la batalla de diábolos también se quedaron en la denostada oficina de aduanas.

Con respecto a las tiendas de merchandising de la EJC, una idea muy original de este año es tener una tienda en la cual pueden serigrafiar diferentes productos, ahí mismo, en el sitio. Esto permitía tener un montón de productos de la EJC, sin por ello tener que prever primero las cantidades exactas.

Talleres

Desde por la mañana había talleres de todo tipo entre los que los participantes podían elegir. La temática es tan variada como talleres de trucos de 3 pelotas básico y avanzado, malabarismo fluido, zancos, globoflexia, acrobacia, expresión a través del malabarismo, presencia en escena, aéreos, diábolo, devil stick; casi cualquier cosa que te puedas imaginar.

Crónica EJC 2105, talleres
Tablón de talleres para el lunes.

Para organizarlos hay un enorme panel para cada día en el que se ve en que área hay qué, por medio de un sistema de tarjetas, y cada uno está invitado a crear su propio taller. La imaginación es el límite.

Pasacalles

Crónica EJC 2105, malabaristas y calle
Mobiliario urbano interactuando con malabaristas. / Wis

A medio día, el pasacalles de apertura de la convención, de trayecto reducido pero por preciosas callecitas de esta pequeña ciudad de montaña.

El pueblo respondió saliendo a las calles, y con más sorpresa que participación, pero muchas sonrisas, la cosa transcurrió animadamente, con buen clima; malabaristas subiéndose a cosas, un susto por un desmayo por calor y un final de pasacalles en una plaza del pueblo donde todo estaba preparado para la gala de apertura. La gente se sentó en el suelo y disfrutó de números espontáneos durante la espera.

Crónica EJC 2105, espectáculos espontáneos
Espectáculos espontáneos. / Wis

Gala de apertura

En la gala se pudo ver el genial número de Jimmy González, ganador de la medalla de oro en el 36º Festival Mundial del Cirque du Demain, en el que hace malabares con pedazos a los que da forma durante la actuación. Simplemente genial (ver vídeo de su número con arcilla).

Erick Longequel (vídeo), un clásico del diábolo francés que hizo reír a todo el público y Svetlana Zueva (ver vídeo), aportando la gracilidad del malabar ruso.

Crónica EJC 2105, Svetlana Zueva
Gala de inauguración, Svetlana Zueva. / Wis

Neta Oren, y de nuevo Erick, con un número conjunto de bolas y multitud de interacción corporal entre ambos que me gustó mucho (ver vídeo); además, hubo un número de cierre del dúo de diábolo que acaba de empezar a actuar junto, Victor y Alexis, un número gracioso, fresco y con mucho nivel (ver presentación). También hubo un número de trapecio en el que ambas acróbatas llevaban un micrófono y le dieron un toque cómico que hizo que fuera uno de mis números de trapecio favorito.

Crónica EJC 2015, trapecio cómico
Gala de inauguración, trapecio cómico. / Wis

Números de calle, primer open stage y Marco Paoletti

El resto del día transcurría entre entrenamientos circenses en los gimnasios, visitas a la tienda, comidas, para acabar dando paso al open stage. Durante las tardes de los primeros días había espectáculos de calle en el centro de la ciudad. No me malinterpretéis, me encantan esos números, muchas veces más que cosas más técnicas y estilizadas. Pero dado a que tenía una agenda apretada, y había un problema de espacio-tiempo (la ciudad más lejos que todo lo demás y hacía toa la caló), no vi ninguno de los números. Sé de buena tinta que hubo números geniales, y animo a que vayáis si tenéis oportunidad, antes de estar liados como yo.

Por problemas de tiempo vi el open stage pero oí que hubo un número de diábolo de un chico asiático muy técnico y un grupo conocido como Jonglissimo, haciendo passing de 18 mazas; casi ná.

Después del open stage hubo una actuación de Marco Paoletti, donde hizo una exhibición de su nivelazo con pelotas y su capacidad de crear números originales (ver vídeo). En este caso el audio era una grabación de su propia voz hecha un par de semanas antes de la EJC, hablando sobre la EJC, en varios idiomas que conoce. A mí me encantó, otra gente no tanto, y así gira la noria.

Zona de fuego

Una breve pasada por la zona de fuego, en la que los malabaristas más piromaniacos hacen girar cosas en llamas dando sensación de peligro y haciendo que la audiencia se impresione; como veis no soy fan, y aun así estuvo bastante bien. Algunos salen con coreografías, otros a hacer unos trucos en bucle. Recuerdo un látigo de fuego que me impresionó mucho, y un chico con una soga de cowboy haciendo lazos, que inspiró a unos tipos a presentarse voluntarios para trucos, sugeridos por ellos, que el propio propietario del lazo consideraba irrealizables, y menos con fuego. Unas risas, vaya.

En mi opinión el recinto que habían dejado para el fuego era pequeño, y emplazado en un rincón. Pero la gente estuvo más o menos a gusto.

Crónica EJC 2105, zona de fuego
Piromaniacos en la zona de fuego. / Wis

Renegade

Con el segundo día completo casi cumplido, a las 23:00, empezó el renegade. Este es un evento en el que la gente, potencialmente algo bebida, sale a hacer algo que impresione a la audiencia. Si el truco le sale y la audiencia y el moderador se lo conceden, se les da de beber. Si fallan, en teoría, han de quitarse una prenda con cada fallo.

Este primer día empezó animado, y tuvo un tremendo punto sorpresa. Los chicos que organizaron la EJC de Lublin (Polonia) en 2012 presentaron la candidatura para el 2017. En un normal movimiento político aportaron una gran cantidad de vodka como premio para los participantes del renegade, y actuaron varias veces, tirando más de humor y actitud que de nivelazo, y consiguieron que la carpa entera acabara coreando, “¡Polonia, Polonia!”. Unas risas, vaya. Al vivir en Polonia os animo a que vengáis en 2017 y me conozcáis que va a ser la pera.

En un momento dado hubo un truco que implicaba la participación de mucha gente, y aquí les tenéis bebiendo en fila.

Crónica EJC 2105, renegade
Eucaristía en el Renegade. / Wis

El renegade duró hasta casi las 2 a.m. Al igual que la fiesta en la carpa bar, en la que se alternaban conciertos y DJs que se tenían que conformar con las mencionadas 2 a.m. por cosas de la ley esa.

Puedes seguir leyendo la segunda parte de la crónica EJC 2015 Bruneck.

Luis Hernández 'Wis'

Luis Hernández, conocido como Wis, es un diabolista de Valladolid residente en Polonia. Practica diábolo desde 2006 y ha impartido y recibido multitud de talleres de todos los niveles.

Ha actuado en diversas ocasiones, siendo su actuación más reseñable la de la gala del encuentro de malabaristas Żelka 2015, en Lublin. Ha asistido a cinco EJCs: Vitoria 2009, Lublin 2012, Tolouse 2013, Millstreet 2014 y Brunico 2015.

Es moderador de circoforum.net, administrador del grupo Malabaristas de España en Facebook, asistente del Representante Español de la EJA, moderador de diabolo.ca y organizador de la Batalla de Diábolo de las EJCs.

Facebooktwitter