Este artículo es una traducción del original en inglés de Luke Burrage que puedes leer aquí.

Con frecuencia, los malabaristas y otros animadores me piden consejo sobre cómo trabajar en un crucero. Esto es comprensible ya que la mayoría de la gente no lo ha hecho antes, lo que me convierte en una especie de experto.

Cómo trabajar de malabarista en un cruceroFoto: Luke Burrage.

En lugar de contestar correos uno a uno, he decidido poner todas mis ideas en un único post (un amigo mío una vez empezó a escribir algo similar en otro blog, pero eso se llegó a convertir en un libro titulado Cabaret Secrets, que podéis encontrar disponible como ebook para Kindle. No lo he leído aún pero estoy seguro que contiene un montón de material de interés para malabarista y cantantes).

Bien, haré una lista de las preguntas que con más frecuencia recibo en vuestros correos, pero responderé por orden de importancia según mi criterio, no en orden de popularidad.

¿Cómo encontraste un representante? ¿Puedes recomendarme a tu representante? ¿Haces de representante?

¡Buenas preguntas! Mi primera respuesta es en forma de pregunta:

¿Tienes un número de malabares o un espectáculo de malabares? Ésta es la clave: si no tienes un espectáculo, buscar un agente estará muuuuuuy abajo en tu lista de las cosas de las que te tienes que preocupar.

A lo que me refiero con “espectáculo” o “show” es a 50 minutos de material de máxima calidad que pueda entretener a un gran teatro lleno de gente que no sabe nada de malabares. La mayoría de las líneas de cruceros quieren un show de 50 minutos y además otros 20-25 minutos para un espectáculo de variedades en el mismo crucero.

La mayoría de malabaristas tienen un número realmente bueno de 5 o 7 minutos; puede que dos. Esto no es suficiente para hacer carrera como artista invitado en una compañía de cruceros, aunque a lo mejor sí podrías participar como miembro del elenco de un espectáculo más grande. Por ejemplo, he visto acróbatas y números de aéreos con papeles así. Desafortunadamente no sé cómo se consiguen este tipo de trabajos.

Muchos malabaristas piensan que tienen un espectáculo de 50 minutos solo porque es lo que dura su espectáculo de calle. Un número de calle no vale en absoluto para un teatro. No tienes que construir una audiencia y la relación entre el público y tú es completamente distinta; la participación del público se tiene que preparar por adelantado (mientras que en la calle es mucho más flexible), y muchos otros temas.

Parte del material de calle sí funciona sobre un escenario (yo he tenido mucho éxito cerrando mi espectáculo con un número bastante convencional de malabares con cuchillos sobre rola-bola hasta que lo sustituí por algo menos estresante), pero como todo buen artista de calle sabe, un show así se construye para pasar la gorra, maximizando la cantidad de público que se queda y da dinero al final.

Cómo trabajar de malabarista en un crucero - preparar espectáctuloFoto: Luke Burrage.

Así que, siendo sinceros: si pusieras solo tu mejor material que hayas probado delante de una audiencia de no malabaristas, fuera de un espectáculo de calle ¿Cuánto duraría tu espectáculo? ¿Y cómo sería de bueno?

¿Cuánto cobras?

Volvamos atrás. ¿Recuerdas lo que decía de tener un espectáculo completo de 50 minutos? ¡Esto es súper importante! Tiene que tener el show listo antes incluso de buscar a un agente para un crucero.

¿Por qué?

Una vez me llamó mi agente y me ofreció un trabajo para ese mismo fin de semana. Me dijo “¡Te vamos a meter en el Queen Mary 2 este fin de semana!“.

Pola y yo volamos hasta Barcelona y nos unimos a la tripulación del barco la mañana siguiente, y esa misma tarde estábamos sobre el escenario de uno de los barcos más grandes y prestigiosos del mundo. Nunca antes habíamos estado en un crucero. Nunca antes habíamos visto un crucero. Nos lanzaron en la parte más profunda, y tanto nuestro agente como la compañía esperaban ver si nos hundiríamos o nadaríamos.

Afortunadamente, el show fue bien. El director del crucero nos dijo que éramos unos malabaristas realmente buenos e hizo un comentario sobre los pocos fallos que tuvimos (no le dijimos que esa noche fue la primera vez que habíamos logrado ejecutar Art of Juggling a la perfección sin errores ni caídas). Después de algunos días llegamos a casa y nos volvieron a contratar para otro crucero. El resto es historia.

Esto parece cruel: que te lancen en lo más profundo de la piscina. Pero no es el trabajo de tu representante ni de la naviera ayudarte a desarrollar tu espectáculo. Depende de ti. Y tienes que estar listo para la primera vez. No vas a tener otra oportunidad. ¿Por qué no?

Lo que el crucero te paga es sólo parte del coste. En este primer bolo, Pola y yo cobramos un buen caché, pero la compañía tuvo también que pagar el avión, la noche de hotel antes de embarcar, el camarote que usamos y todos los servicios que usamos y después, el billete de vuelta a casa. Para trabajos de una semana donde vuelo desde Alemania a Hawai o Tahiti, mi vuelo representa una proporción importante del coste. Si haces un buen show, es más probable que pasen una buena noche y quieran volver a ese barco o a otro de la misma compañía, sabiendo que tendrán un buen entretenimiento.

Cada espectáculo y cada artista (de hecho, cada miembro del personal y cada servicio del barco) son puntuados por los pasajeros. La compañía sabe qué puntuación has recibido con una escala de 100. Si en tu primer crucero obtienes una puntuación baja, no te volverán a llamar.

¡Lo he visto! He conocido artistas invitados que actuaban por primera vez. Sin duda grandes músicos o cantantes que estaban en la situación en la que yo estaba mi primer día. He visto a algunos hacerlo bien a otros fracasar. Un tipo sin suerte vio como la mitad de su público salía del teatro a la mitad de su espectáculo, y era su primera actuación en un crucero. Un gran cantante… pero que se equivocó por completo sobre lo que se esperaba de él sobre el escenario. ¿Le dará su representante otra oportunidad? Puede. ¿Se la dará esa misma empresa naviera? Seguramente no.

¿Por qué estás siendo tan cretino? ¡Venga, recomiéndame a tu representante ya!

¡No estoy siendo un cretino! No voy a recomendar a nadie hasta que esté seguro de que tienen un número de 50 minutos adecuado para un teatro y un público de pasajeros de un crucero. No es porque no me caigas bien o no creas que eres un buen malabarista o un buen animador. ¡Es porque sólo tienes una oportunidad para hacerlo bien!

¿Estás listo para probar ahora mismo? Personalmente, yo te recomendaría a mi representarte solo en un año o dos cuando entiendas bien qué es lo que se necesita y estés seguro de que lo puedes lograr. Y no recomendaré a nadie si no he visto en persona su espectáculo completo y no sé si la calidad se mantendrá a lo largo del tiempo.

¿Dónde subo a Internet mi vídeo promocional?

¿Tienes ya listo tu número de 50 minutos? Si es que sí, supongo que Youtube será una buena opción.

En 2007 preparé un paquete promocional. En total me gasté 500 € imprimiendo 500 packs promocionales y horas de editar vídeos, cortar y pegar papel y meter cosas en sobres. También incluía un DVD, y lo envié directamente a mi representante. Solo mandé unos pocos a otros sitios y no logré ningún trabajo con ellos. Así que gasté todo ese tiempo y energía en atraer la atención de una persona… solo que sucedió que era la persona adecuada.

Dentro de dos años, cuando tengas listo tu espectáculo de 50 minutos, puede que ni YouTube exista, o a lo mejor hay otra manera mejor de que un agente vea tu show.

Lo que vengo a decir es que desde 2007 el mundo ha cambiado mucho; así que mi experiencia puede no ser transferible, y cualquier consejo que te dé ahora pude no servir dentro de dos años cuando estés listo para buscar un representante.

No paras de decir que estaré listo en dos años. ¿Cuánto tardaste en montar tu actuación?

Bien, ya estás empezando a entenderlo. Se tarda una locura de tiempo.

Desde 2000 a 2007 me llevó casi siete años el desarrollar mi espectáculo antes de mi primer bolo en un crucero. En el momento no lo sabía, pero todas las chorradas que había intentado en 100 convenciones de un día, open stages en las EJC (convención europea de malabaristas), renegades por todo el mundo y todo el tiempo en el escenario presentando espectáculos, me habían enseñado a cómo entretener estando encima de un escenario, así como muchas otras pequeñas ideas que con el tiempo evolucionaron hasta rutinas completas. Todo llegó después de dos años estudiando artes escénicas y otros dos años años estudiando producción musical en la universidad.

En 2003 dejé mi último trabajo “de verdad” y me hice malabarista a tiempo completo. No ganaba mucho dinero, pero trabajaba duro.

Entre 2003 y 2005 desarrollé cuatro o cinco rutinas que se convertirían en la columna vertebral de mis actuaciones actuales en los cruceros. Esto incluye una rutina con un diábolo que uso para abrir cada primer espectáculo con público, una rutina con tres pelotas (que se ha convertido en mi “seña de identidad”, o la rutina por la que la gente recuerda mi actuación y me identifican entre otros malabaristas), una rutina de cinco pelotas donde el público participa y se convierte en la parte más divertida del espectáculo y la rutina de malabares con cuchillos sobre una rola-bola que comenté antes.

Desde 2005 a 2007 trabajé con Pola en nuestro show “Art of Juggling”, que era a la vez un número indpendiente, con un elemento central de espectáculo callejero y un espectáculo para escenario. También trabajamos durante ocho meses en un espectáculo distinto llamado “Tonight” que solo realizamos una vez porque cuando se lo conté a mi agente por primera vez no pareció interesado en nada de lo que le estaba diciendo sobre el show a excepción de: “Pero dime, hacéis la parte de los malabares y el cuadro, ¿verdad?”.

En 2008 Pola decidió que le gustaba viajar menos que pasar el tiempo en los cruceros, y que yo podía ganar le mismo dinero haciendo todo el show por mi cuenta. Así que durante cuatro meses mi espectáculo tuvo un periodo de transición algo complejo hasta que lo ajusté a hacerlo todo yo solo. Por aquel entonces yo ya sabía lo que funciona o no funciona sobre un escenario, y preparé algunos números ligeros como la rutina de malabares y tenis de mesa y la rutina de aros (que ahora es una de mis favoritas y más existosas), además de otros números y pequeñas piezas.

Después de caerme del escenario (lo que es bastante embarazoso) en 2010 supe que tenía que buscar una alternativa consistente a mi gran final de cuchillos de malabares y rola-bola para días de fuerte oleaje o escenarios poco estables. Además, por la participación del público nunca sabía muy bien cuánto duraría el final.

Ahora he cambiado mi espectáculo con una rutina de diez minutos de 3-4-5 cuchillos (de los cuales paso unos 3 minutos tumbado en el escenario haciendo equilibrio con el cuchillo sobre mi cara). Además, en los últimos años me han pedido que haga no solo un show de 50 minutos sino dos espectáculos distintos de 50 minutos cada uno. Esto ha sido un gran reto y todavía no lo he logrado.

Resulta que preparar 100 minutos de malabares para un espectáculo es realmente difícil; el segundo público está formado por gente que ya ha visto mi primer show y algunos que me ven por primera vez.

Es complicado satisfacer a una mezcla así. Recientemente una línea me canceló un bolo porque tuve una puntuación muy baja en mi segundo espectáculo de 50 minutos. Esto pasó porque tuve que reducir el show por razones de seguridad durante una travesía en el Atlántico con fuerte oleaje. Podía ver que la audiencia no estaba contenta, pero tampoco lo estaba yo. Me dijeron que todavía querían contar conmigo, pero que no querían llevarme a Vietnam a entretener al público del World Cruise si cabía la posibilidad de que no pudiera ejecutar por completo mi segundo número; y los pasajeros del World Cruise esperan y se merecen los mejores espectáculos posibles (y se quejan si no los reciben).

En serio… ¿cuánto ganas?

Por razones contractuales no puedo dar cifras concretas, y el rango es amplio según la compañía que opere el barco, el estilo y la calidad de tu espectáculo y también, de cuánta gente haya en el show, cuántas noches puedas actuar y cómo de bueno sea tu representante negociando.

Sé de gente que gana $2.000 por semana (el caché por semana es una medida estándar) y de otros cuya cifra está más cerca de los $4.000.

Tu representante se llevará una comisión de entre el 10 y el 25 %, y el servicio estará relacionado con lo que pagues. Por ejemplo, los que pagan un 10 % se suelen quejar de que no reciben trabajo suficiente o que solo trabajan para una única línea de cruceros, mientras que los que pagan un 25 % suelen poder elegir los bolos, pudiendo así organizarse mejor su agenda y compensar ganar menos por actuación con tener más actuaciones. Estos son solo algunos ejemplos, así que firma sólo los tratos con los que te sientas satisfecho.

¿Algún otro consejo?

¿Tienes ya listo un espectáculo de 50 minutos? En ese caso, envíame un correo (en inglés, por favor) y haré todo lo posible por ayudarte: luke@juggler.net.

Luke Burrage

Luke Burrage comenzó su andadura en los malabares a los 11 años y a los 16 años decidió estudiar artes escénicas y prepararse para pasar su vida sobre el escenario. En 2002 logró su primer récord mundial, logrando otros durante su carrera.

Desde 2003 es malabarista profesional y ha actuado ante cientos de personas en eventos de malabares, teatros de variedades, espectáculos de calle y en cruceros de gran prestigio como el Queen Mary 2. Luke ganó en 2004 el premio del público de la Asociación Internacional de Malabaristas, ha presentado varias galas EJC y está orgulloso de su estilo personal y único que combina un alto nivel de habilidad en malabares con vídeo, música y narrativa.

Su blog incluye contenido sobre todas las disciplinas que desarrolla: malabares, música y comedia, fotografía y ficción.

Facebooktwitter